sábado, 6 de diciembre de 2014

Karaoke de los sueños


Calle Mayor, Revolver

La riada de gente es tan densa que cuesta trabajo caminar al revés. Verso
Hay puestos en el suelo con ponchos, muñecas, todos hechos a mano, y también hay jerseys. 
Con el brutal miedo que da el ser extranjero, los dos peruanos dicen "¿Cuánto es?" 
a un tipo necio que, riéndose de ellos intenta sacarles un precio mejor. 
Y cuando lo consigue se siente vencedor, triunfó en su batalla, su guerra y ley... en la calle Mayor. 
Estrofa 1: 5 versos
Rima: revés, es y mejor mayor

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Estribillo 1:  4 versos
Rima: mayor, mayor

Hay negros que venden trastos inservibles 
como un aspirador de esos irrompibles, 
relojes de cuarzo, de esos digitales, 
loros de mil watios pendientes, collares... 
pulseras de marfil, hinchadores de ruedas, 
altavoces pequeños de esos que no suenan. 
Aquí nadie obliga a comprar nada a nadie, 
tuyo es tu dinero y suyo el transistor. 
La calle es de todos, da igual el lenguaje 
y pasa la mañana en la calle Mayor 
Estrofa 3: 10 versos
Rima: inservibles, irrompibles/

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Estribillo 2:
Rima: mayor, mayor
Y hay un matrimonio vestido de domingo, 
con un par de diablos que ellos llaman hijos. Van pisoteando los puestos y, al rato, uno de los negros le dice "Cuidado!" 
y allí va ese padre con paso de ganso 
mirando al extranjero de arriba pabajo, 
mientras que le grita: 
"¡tú, negro de mierda, si tocas a mi hijo te abro la cabeza!" 
Y la gente aplaude, batalla ganada contra el extranjero que vino del mar; 
y cuando el chaval recoje sus telas piensa que hay más fieras aquí que en la selva 
y que de nada sirve volver a intentar convencer al padre que ambos son igual. 
Y en el barco de Orán hace frío y el chaval se siente por dentro fatal, 
ha perdido de vista la costa y la noche asoma... y la noche asoma... 
a la calle Mayor 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la callMayor
orLa riada de gente es tan densa que cuesta trabajo caminar al revés. 
Hay puestos en el suelo con ponchos, muñecas, todos hechos a mano, y también hay jerseys. 
Con el brutal miedo que da el ser extranjero, los dos peruanos dicen "¿Cuánto es?" 
a un tipo necio que, riéndose de ellos intenta sacarles un precio mejor. 
Y cuando lo consigue se siente vencedor, triunfó en su batalla, su guerra y ley... en la calle Mayor. 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 

Hay negros que venden trastos inservibles 
como un aspirador de esos irrompibles, 
relojes de cuarzo, de esos digitales, 
loros de mil watios pendientes, collares... 
pulseras de marfil, hinchadores de ruedas, 
altavoces pequeños de esos que no suenan. 
Aquí nadie obliga a comprar nada a nadie, 
tuyo es tu dinero y suyo el transistor. 
La calle es de todos, da igual el lenguaje 
y pasa la mañana en la calle Mayor 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 

Y hay un matrimonio vestido de domingo, 
con un par de diablos que ellos llaman hijos. Van pisoteando los puestos y, al rato, uno de los negros le dice "Cuidado!" 
y allí va ese padre con paso de ganso 
mirando al extranjero de arriba pabajo, 
mientras que le grita: 
"¡tú, negro de mierda, si tocas a mi hijo te abro la cabeza!" 
Y la gente aplaude, batalla ganada contra el extranjero que vino del mar; 
y cuando el chaval recoje sus telas piensa que hay más fieras aquí que en la selva 
y que de nada sirve volver a intentar convencer al padre que ambos son igual. 
Y en el barco de Orán hace frío y el chaval se siente por dentro fatal, 
ha perdido de vista la costa y la noche asoma... y la noche asoma... 
a la calle Mayor 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle MayorMayor 
La riada de gente es tan densa que cuesta trabajo caminar al revés. 
Hay puestos en el suelo con ponchos, muñecas, todos hechos a mano, y también hay jerseys. 
Con el brutal miedo que da el ser extranjero, los dos peruanos dicen "¿Cuánto es?" 
a un tipo necio que, riéndose de ellos intenta sacarles un precio mejor. 
Y cuando lo consigue se siente vencedor, triunfó en su batalla, su guerra y ley... en la calle Mayor. 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 

Hay negros que venden trastos inservibles 
como un aspirador de esos irrompibles, 
relojes de cuarzo, de esos digitales, 
loros de mil watios pendientes, collares... 
pulseras de marfil, hinchadores de ruedas, 
altavoces pequeños de esos que no suenan. 
Aquí nadie obliga a comprar nada a nadie, 
tuyo es tu dinero y suyo el transistor. 
La calle es de todos, da igual el lenguaje 
y pasa la mañana en la calle Mayor 

Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 

Y hay un matrimonio vestido de domingo, 
con un par de diablos que ellos llaman hijos. Van pisoteando los puestos y, al rato, uno de los negros le dice "Cuidado!" 
y allí va ese padre con paso de ganso 
mirando al extranjero de arriba pabajo, 
mientras que le grita: 
"¡tú, negro de mierda, si tocas a mi hijo te abro la cabeza!" 
Y la gente aplaude, batalla ganada contra el extranjero que vino del mar; 
y cuando el chaval recoje sus telas piensa que hay más fieras aquí que en la selva 
y que de nada sirve volver a intentar convencer al padre que ambos son igual. 
Y en el barco de Orán hace frío y el chaval se siente por dentro fatal, 
ha perdido de vista la costa y la noche asoma... y la noche asoma... 
a la calle Mayor 




Me da igual que seamos gitanos que payos, da igual si del norte o del sur, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor. 
Me da igual que seamos negros que blancos, me importa tan poco el color, 
pues la vida es la vida y los hombres son hombres aquí y en la calle Mayor



¿Que puedo hacer para cambiar el mundo?

-Ayudar a los demás 
-Reciclar mas y contaminar menos
-Usar el transporte publico 
-Apagar las luces cuando no se usan 
-No talar arboles



MENSAJE EN LA BOTELLA

#SOS Hay que aprender...
A ser buenas persona, a ser pacientes y a ser educados con los compañeros, profesores, padres...

Canción creada desde cero:


Titulo: Reciclando
Letra: 
Entro, yo improvisando
Y al mundo conquistando
Con las rimas destrozando
Y la gente destrozando

En el mundo hay que reciclar
Menos vacilar
y mas ayudar.                   (BIS)
Una mano hay que hechar

Al escribir hay que sentir 
para aprender a sonreir
Un mundo sin contaminar 
Hay que contratar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada